New Call-to-action

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

Trucos para mejorar la productividad de tu empresa

Publicado el 12 enero 2016

Establecer un proceso de mejora de la productividad laboral es una de las tareas básicas para conseguir el éxito de las organizaciones. Contar con una serie de trucos que nos digan dónde debemos centrarnos puede ser una gran ayuda. En este artículo, te contamos algunas claves para mejorar la productividad en tu compañía.

mejorar la productividad de tu empresa

Cuando hablamos de productividad laboral, nos referimos a la cantidad de trabajo realizado entre el tiempo que se ha empleado para lo mismo. También se pueden incluir factores como la calidad de las tareas. Para intentar mejorar la productividad en una empresa es imprescindible el capital humano del que disponemos, así como la formación y las enseñanzas que otorguemos a estos será base de nuestros resultados.

Encamina a tu empresa hasta el éxito empresarial con estos consejos  >>> Descarga gratis nuestro ebook PDF <<<

La forma de evaluar esta productividad es cada vez más fácil gracias al uso de programas informáticos como por ejemplo WorkMeter, que te permite realizar una evaluación continua y detallada del rendimiento de un empleado con el objetivo de medir y mejorar su productividad. De esta forma, los líderes del equipo pueden desarrollar programas de trabajo que busquen la optimización de los trabajadores e incentivar medidas para que la productividad mejore. El papel que realiza el líder, las técnicas de aprendizaje que se llevan a cabo desde la organización y la actuación de los propios trabajadores han de ser tomadas en cuenta para poder mejorar la productividad de tu empresa.

La mejora de productividad empieza por un buen líder

  • Como venimos resaltando, el papel del líder es básico para que se produzcan mejoras en la productividad. Hay que saber que para poder enseñar a otros y delegar en un proceso productivo. Es por ello que primero tenemos que saber cómo trabajar nosotros. De esta forma conseguiremos actuar de forma efectiva, pues disponemos de los conocimientos necesarios para empatizar con el trabajador y ayudarlo a que su proceso de mejora de productividad incremente.
  • Comunicación. Una buena comunicación es base de todo proceso dentro de una organización. Como líder hay que estar disponible para los trabajadores, de tal manera que en caso de que exista algún problema se puedan tomar medidas tempranas y que no afecte a la mejora de productividad en las que estamos inmersos. La comunicación sirve tanto para la empresa, que de esta forma puede conocer el desempeño de los trabajadores, como para los propios empleados que deben conocer de forma clara en qué consiste su actividad y con qué herramientas cuenta.
  • Definir objetivos. Que tu equipo de trabajo conozca las metas que quieres alcanzar en la empresa ayudará a que los trabajadores saber hacia donde queremos ir y que se involucren en este proceso. El equipo es una parte esencial en la organización y una participación activa es vital para alcanzar el éxito.
  • Elegir bien a quien delegar. Es importante ser hábil cuando tienes que poner de responsable del proyecto a un trabajador, pues de su buena actuación dependerá en gran medida el éxito o fracaso de dicha actividad.

Claves para mejorar la productividad de tu empresa

claves para mejorar la productividad

¿Tu negocio no funciona? Alcanzar el éxito empresarial depende de ti Compruébalo ahora gratis con la herramienta WorkMeter

  • Organización. Establecer un buen método de trabajo es esencial para cualquier proyecto. Disponer de un equipo de trabajo que sepa organizar sus tareas y optimice su tiempo permite la eficiencia de los mismos, y por consiguiente, mejorar la productividad de las empresas. Desde la empresa tienen que encargarse de que esta organización funcione y ser parte esencial en ella. Las agendas de trabajo son de gran ayuda en este proceso. En la actualidad, donde la tecnología es una parte esencial del día a día se pueden realizar estas agendas de manera virtual, ya sea estableciendo calendarios de trabajo o con hojas de ruta.
  • Definir tiempos. Este punto viene en correlativo al anterior. Pues establecer tiempos de trabajo ayuda a la organización de las tareas. Para esto lo mejor es definir las horas o días con las que cuentan los trabajadores para la realización de las tareas encomendadas. De esta forma, ellos pueden gestionar su tiempo para conseguir la máxima eficiencia.
  • Priorizar tareas. Hay que poner en marcha las tareas fijadas y finalizarlas. No mandes más de una tarea a la vez y se claro en tu petición.
  • Disponer de un buen equipo de trabajo. Tanto en el capital humano como el material la organización tiene que contar con lo necesario para que el proyecto de mejorar la productividad se pueda llevar a cabo.

El proceso para mejorar la productividad

Una vez tenemos claro las pautas de actuación tanto a nivel de empresa como de personal es importante el proceso que se realiza en este proyecto de mejora.  

  • Implementar los cambios de la mejora de productividad. Una vez hayamos determinados cuales son los puntos que pueden mejorar su productividad hemos de poner en marcha los cambios de mejora, ya sea a nivel técnico, cualitativo o cuantitativo. Una vez se establezca el plan de proyecto es importante que toda la empresa conozca cuales serán las pautas a seguir y la forma de trabajo que se desea implantar.
  • Revisión continua del proceso de cambio. De tal manera que se puedan tomar soluciones en caso de que algo no esté funcionando según lo previsto. En este sentido, es bueno contar con programas que te permitan llevar una visión detallada de los resultados como WorkMeter que informa de la actividad realizada y el tiempo empleado. Otro punto importante es la realización de reuniones para conocer cuál es la visión de los trabajadores y que estos también estén informados de todos los cambios.
  • Ser capaces de superar los problemas. Cuando se crea un proyecto hay que tener en cuenta que pueden darse problemas y hemos de disponer de un plan de crisis que no ponga en riesgo todo lo conseguido hasta el momento, y que por supuesto, no afecte al proceso de mejorar la productividad en el que nos hemos involucrado. Los problemas son un aliciente muy importante en este proyecto, pues en gran parte de los fallos de productividad están involucrados problemas imprevistos.
mejorar productividad

Conclusiones

 

Automatiza al máximo

Miles y miles de horas se invierten en procesos que deberían ser automáticos. Rellenado de informes, elaboración de listados, creación de gráficas... Todas estas tareas son importantes para llevar un registro de la actividad de nuestra empresa, y sin todas ellas estaríamos perdidos. Pero piensa por un momento porqué contrataste a quién contrataste. Seguro que cada vez que has decidido si alguien entraba a formar parte de tu empresa no has pensado si esa persona sería veloz rellenando informes, o si sería capaz de hacer el copia y pega de los resultados en un documento todos los días. Seguramente, contrataste a esa persona porque iba a cubrir una necesidad en tu empresa y a potenciar tu negocio. Por culpa de estas tareas, el desempeño laboral de los trabajadores tiende a ir empeorando poco a poco. Desperdiciar a tus empleados es una de las peores cosas que puedes hacer, así que intenta automatizar al máximo las tareas repetitivas y mecánicas. 

Horario flexible

Es evidente. Cualquier estudio que consultes sobre el rendimiento y la productividad te dirá que la gente trabaja más y mejor cuando cuenta con un horario flexible. Acabar con el presencialismo y potenciar la productividad debe ser una de las metas principales de cualquier persona que posea un negocio en estos días. Tratar de mantener a los empleados en un mismo lugar, como si estuvieran en el colegio, merma de forma contundente la productividad de los mismos. Implantar el horario flexible y permitir a los empleados adaptar las horas de trabajo a sus propias vidas te dará grandes resultados.  

Organización del flujo de trabajo

Párate un momento a analizar cómo se está trabajando en tu empresa. La mejora de procesos es uno de los factores más importantes para potenciar la productividad. Seguro que hasta en los procesos más rutinarios hay fallos fáciles de resolver. El día a día normalmente no nos deja tiempo para pensar. Es muy probable que durante la jornada, los empleados veas los fallos evidentes del flujo de trabajo. Pero muchas veces ni siquiera hay tiempo para sacarlos a relucir. Tendemos a trabajar como un engranaje, una maquinaria compleja que nunca se detiene. Y al final, seguimos adelante con un flujo de trabajo que seguramente no sea el mejor, pero la prioridad es producir a toda costa. No nos damos cuenta que los fallos en la organización del flujo de trabajo afectan de manera más que significativa a la productividad de nuestra empresa. Si dedicamos un momento a analizar fallos y a repararlos, apreciaremos mejoras inmediatas en la productividad de nuestra empresa.

Suscríbete al blog de WorkMeter AHORA

Prueba Workmeter gratis durante 15 días

Tags: mejora de productividad, indicadores de productividad, éxito empresarial, Eficacia empresarial

Suscríbete por email