Descargar Project Management Ebook

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

Teletrabajo: Reglas para la gestión de un empleado remoto

Publicado el 8 mayo 2019

El teletrabajo empuja el fenómeno de la virtualización de los grupos de trabajo al extremo. Perfil ideal, herramientas de colaboración, nuevos rituales ... ¿Cómo pilotar con éxito un equipo remoto? Le damos algunas pautas.

Gestión de empleados remotos

La puesta en marcha de un programa de teletrabajo puede preocuparse tanto a las organizaciones como a los empleados. Mucho piensan que el teletrabajo conlleva una pérdida de conexión social y espíritu de equipo. Sin mencionar la cuestión desconfianza que puede surgir ante este trabajo remoto.

En realidad es un tema sobre todo cultural. La cultura del presencialismo y del control, que considera que el tiempo de presencia en la oficina corresponde al valor producido, es completamente obsoleta. Es una creencia tóxica que penaliza mucho el teletrabajo.

Pero entonces, ¿cómo sortear la desconfianza hacia al trabajo a distancia? Aquí hay consejos para que los directivos administren sus equipos de teletrabajo en las mejores condiciones.

No forzar si la posición no es adecuada para el teletrabajo

Trabajar de forma remota con un ordenador no siempre es posible, incluso en el sector terciario. Algunas profesiones no se adaptan al teletrabajo porque no están lo suficientemente desmaterializadas, o porque ganan en eficiencia cuando los colaboradores están juntos para intercambiar ideas. Si el puesto de trabajo no se adapta al teletrabajo, el empleado puede terminar gastando medio día preparándose para el día del teletrabajo al escanear sus archivos por ejemplo.La productividad disminuirá y dará lugar a un desgaste innecesario.

No obstante, una gran parte de los puestos de trabajo sí se prestan al teletrabajo, sólo hay que identificarlas.

Asegúrese de que el perfil del empleado es adecuado

Ya sea el en rendimiento en el trabajo, la personalidad o las habilidades, se considera que nueve de cada diez empleados tienen un perfil que adecuado al teletrabajo.

Para los otros pocos hay que evitar caer en la siguientes “trampas”:

• Falta de autonomía, que generalmente afecta a empleados subalternos que aún necesitan aprender de sus compañeros. Por eso algunas compañías exigen una antigüedad mínima de seis meses para garantizar que el teletrabajador esté bien integrado.

• Situación conflictiva, que concierne a aquellos que buscan huir, a través del teletrabajo, de una atmósfera tóxica en la oficina. No es la solución ya que la fórmula sólo reforzará el problema y no lo resolverá

Establece las reglas del juego desde el principio

Es fundamental establecer un marco claro del programa de teletrabajo para generar confianza entre los directivos y tranquilizar a los teletrabajadores. Muchos tienden a trabajar demasiado (hacer más que en las instalaciones de la empresa) para demostrar a su jerarquía que tenían razón de confiar en ellos.

Por lo tanto, es necesario definir las reglas a nivel legal, organizativo y operativo (a través de un acuerdo de la empresa o una enmienda al contrato de trabajo).

Utiliza las nuevas herramientas de comunicación

Mantener el enlace humano es el principal problema del teletrabajo. La mensajería instantánea (por teléfono o ordenador) es esencial, ya que le permite tener conversaciones informales, como las que se hubiese tenido delante de la máquina de café

Para la gestión de proyectos en equipo, las aplicaciones para compartir en línea como WorkProject permiten a todos monitorear continuamente los progresos y agregar archivos y comentarios.

La videoconferencia puede ser muy útil para las reuniones. Pero cuidado, una reunión totalmente virtual puede funcionar perfectamente, una reunión totalmente presencial también, mientras que una reunión que mezcla a los dos puede crear una sensación de desequilibrio en la medida en que los trabajan remotamente tienden a escuchar pero no a participar.

Asimismo, la nueva ley de control horario que obliga las empresas a adquirir herramientas para llevar un registro de la jornada laboral de sus empleados, les obliga, también, a escoger soluciones como Time@Work adaptadas para entornos de teletrabajo. 

Introduce nuevos rituales (en la oficina)

Es recomendable tener días de presencia en la oficina para que todos los colaboradores se crucen. Se trata de encontrar el equilibrio adecuado entre los tiempos donde es necesario que que uno esté en la y los tiempos que deben reservarse para el trabajo remoto (trabajo sustantivo que requiere concentración, como escribir un informe, preparar una reunión).

Nunca deje el trabajo sin retorno

Ojos que no ven, corazón que no siente. El directivo que no cruza sus equipos de teletrabajo en los pasillos, puede olvidarse de agradecerles su contribución o felicitarles por el trabajo realizado. Sin embargo, trabajar independientemente no significa ser entregado a uno mismo. Por lo tanto es necesaria una retroalimentación sistemática.

No necesariamente busque establecer una frecuencia ideal

El teletrabajo debe poder ofrecer flexibilidad profesional y personal. Una práctica a tiempo parcial y flexible proporciona mejores resultados que una frecuencia fija. Puede haber dos tipos de escenarios:

• Una cuota de 40 días al año, por ejemplo, aproximadamente un día a la semana se aplicaría para aquellos empleados que se organizan de forma autónoma y saben qué día es más propicio para el teletrabajo.

• Días establecidos en relación con otros miembros del equipo para intercambios que requieren presencia.

Prueba gratis EffiWork y disfruta de las ventajas del teletrabajo. Trabaja desde donde quieras sin perder productividad.

 

New Call-to-action

Tags: teletrabajo, flexibilidad laboral, programa de teletrabajo, flexibilidad, normativa registro horario, gestión equipos proyectos

Suscríbete por email