Ebook Teletrabajo: ¿Cómo medir el desempeño?

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

Cómo establecer plazos realistas y correctos para tus proyectos

Publicado el 20 marzo 2018

La gestión de proyectos es una parte fundamental en el desarrollo y mantenimiento de una buena empresa. Da igual que requiera de la cooperación de múltiples departamentos o de solo unas pocas personas: garantizar que tu proyecto se complete a tiempo implica planificación, análisis y preparación.

Plazos realistas y correctos para tus proyectos.png

<DESCARGA NUESTRO EBOOK GRATUITO> 7 indicadores clave para medir la rentabilidad

Puedes utilizar herramientas y software de gestión de proyectos pero aunque establecer plazos realistas puede ser un elemento más del éxito del mismo, equivocarse en este apartado puede echarlo todo por la borda. Si estableces fechas límite demasiado ajustadas, corres el riesgo de no cumplirlas y estresar a todo tu equipo e incluso a ti mismo. Por el contrario, si los plazos son demasiado flexibles, terminarás perdiendo el tiempo y no avanzar en el trabajo todo lo rápido que deberías.

6 Formas correctas de fijar plazos y fechas en proyectos 

Aquí tienes seis consejos para establecer plazos realistas en la gestión de un proyecto con el objetivo de que tú y tu equipo vais a cumplirlos:

1. Empieza por la gestión de tareas dividiendo el proyecto en pequeños fragmentos, de modo que obtengas una lista de todos los pasos que se deben seguir antes de completar el trabajo. Luego, averigua cuánto durará cada paso y establece una fecha límite inferior para cada uno. Esto parece obvio para los individuos que gestionan proyectos de manera regular, pero hay un sorprendente número de personas que no lo hacen y que solo intentan estimar cuánto durará todo el proceso, en lugar de mirar los pasos que lo componen (y luego terminan frustrados cuando ven que necesitan más tiempo).

2. Piensa en tus proyectos pasados y recuerda la causa por la que se retrasaron en el tiempo y no cumpliste los plazos. ¿Tu responsable siempre se toma una semana en revisar tu propuesta? ¿Tiende a realizar cambios de última hora que tardan en implementarse? Intenta dar por hecho que esto puede suceder de nuevo, y si es posible, adelántate e incluye dicho tiempo en tus previsiones.

3. Piensa en las posibles cosas que pueden estar pasando al mismo tiempo. Es posible que solo necesites un día para completar una tarea en particular, pero si cae en medio de un período particularmente agitado con muchas prioridades, a lo mejor necesitas una semana o incluso más. No puedes crear un cronograma realista y aislado de otras variables; debes tener en cuenta todos los agentes externos que estarán ocurriendo a la vez.

Gestor de Proyectos Online y Automático | WorkProject Prueba Gratis WorkProject ahora mismo

4. Intenta obtener toda la información que puedas del resto del equipo y de tus compañeros. Si estableces plazos límite para otra persona, o si piensas que un empleado es capaz de realizar su parte del trabajo antes, consulta con ellos para asegurarte de que los plazos que estás utilizando sean razonables. No querrás descubrir en el cronograma de tu proyecto de que la persona con la que confiaste que te podría echar una mano está de vacaciones la semana en la que contabas trabajar con ella, o que tiene tres prioridades más importantes esos días.

5. Una vez que el cronograma de tu proyecto está en marcha, si se trata de un gran proyecto, programa revisiones internas con el equipo. Esto es especialmente importante para tratar con ellos si van al día con las tareas, detectar retrasos porque han sufrido modificaciones en sus prioridades o si por ejemplo estuvieron enfermos y han tenido que aplazar todas sus fechas límite. Si estas acciones las realizas mientras el proyecto está en marcha, tendrás más posibilidades de evitar sorpresas desagradables de este tipo. (esto no significa molestar a tus compañeros de forma reiterada, sino más bien comentar que "solo quería asegurarme de estar cumpliendo las previsiones y que tendrás la fase A para el jueves, si necesitas algo de mí o te puedo ayudar en algo, tan solo dímelo”.

Compruébalo contigo mismo también. Asegúrate de que estás cumpliendo con los plazos que te habías fijado, manteniendo el ritmo marcado de tus previsiones, y corrigiendo el rumbo antes de que cualquier pequeño retraso se convierta en una gran diferencia. Contar con la ayuda de un gestor de proyectos que te facilite estas acciones te va a ahorrar mucho tiempo y disgustos.

6. Ten por seguro que tendrás problemas de última hora. Adelántate a ellos. A la hora de la verdad hay muchas personas que piensan: "El BORRADOR 46 acaba el miércoles por la mañana, así que lo escribiré a primera hora del miércoles porque no creo que me lleve mucho tiempo". El problema viene cuando quizá no puedes trabajar ese día porque estás enfermo, se produce una crisis en el departamento con la que no contabas o un cliente te pide urgentemente una reunión inamovible esa misma mañana. No esperes hasta que se acerca la fecha límite; trabaja e intenta terminar antes de que se agoten el plazo para evitar imprevistos indeseados.

Recibe por email todos nuestros artículos Suscríbete al blog de WorkMeter

7 indicadores clave para medir la rentabilidad de tu compañía

Tags: trabajo en equipo, gestión de proyectos, gestor de proyectos, 10 libros de proyectos, project management

Suscríbete por email