Guía 8 pasos para implantar el registro de jornada en tu empresa

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

¿Cómo mejorar tu rendimiento laboral respetando tu reloj biológico?

Publicado el 4 diciembre 2014

"La salud no es algo que se pueda comprar, sin embargo puede ser una cuenta de ahorro de lo más valiosa" Anne Wilson Schaef

Hoy en día, lo más habitual es que organicemos nuestras tareas diarias en función de muchas variables antes que tener en cuenta nuestro reloj biológico. Planificamos los días sin pensar en el ritmo fisiológico de nuestro organismo, dejando de valorar los beneficios que esto nos podría aportar en términos de salud y de eficiencia en nuestras tareas.

Si estás interesado en aprender nuevas técnicas  para mejorar el rendimiento laboral descarga nuestra guía  Claves para mejorar el rendimiento laboral de tue empresa [Ebook PDF]

En este artículo trataremos sobre el estrecho lazo que une la productividad con el respeto del ritmo de  nuestros ciclos circadianos, comúnmente conocidos como reloj biológico. Además explicaremos la manera de aprovechar cada momento del día con determinado tipo de actividad en función de nuestros procesos fisiológicos para sacar el máximo rendimiento de nosotros mismos.

rendimiento laboral

¿Qué son los ciclos circadianos y cómo influyen en nuestro rendimiento?

Los ciclos circadianos son los procesos biológicos que siguen el cuerpo humano, y todos los seres vivos (sueño, vigilia…), que se repiten en intervalos de tiempo regulares,cada 24h en el caso de los humanos. 

Si quieres analizar y mejorar el rendimiento de tus empleados  y recibir métricas sobre los puntos fuertes y débiles de tu empresa,  no dudes en pedir una prueba gratuita de WorkMeter

Los mecanismos que regulan dichos procesos biológicos se encuentran en el hipotálamo cerebral y son regulados por una sustancia sensible a la luz, la melatonina, producida en el cerebro. El ciclo circadiano se divide en dos partes en función de la luz, 8 horas sueño y 16 horas de vigilia, por este motivo, nuestro reloj biológico tiene dos principales condicionantes las como dormimos  y como comemos.

Es de vital importancia respetar nuestros ciclos circadianos ya que si se disocian con  los elementos naturales que los sincronizan (la luz), se establecen sincronizadores artificiales.  Esta disrupción puede provocar daños tanto físicos como psíquicos, según Steve Kay, profesor de Biología molecular y computacional en la University of California, como por ejemplo: depresión, sobrepeso, diabetes o demencia.

Cómo aprovechar los ciclos circadianos en beneficio de nuestra productividad

Se han realizado gran cantidad de estudios que demuestran la eficacia en nuestras tareas si las sincronizamos con los ritmos fisiológicos de nuestro cuerpo. Y, aunque el reloj biológico no funciona en todo el mundo igual, se ha podido establecer una relación entre los momentos del día y el tipo de actividad al que responde mejor nuestro organismo.  

Mañana: trabajo analítico y cognitivo.

La temperatura de nuestro cuerpo empieza a subir antes de despertarnos y va aumentando a lo largo de la mañana hasta el mediodía. Cuando la retina del ojo percibe luz, envía una señal al hipotálamo. Éste disminuye la producción de melatonina y seratonina , y aumenta la producción de hormonas estimulantes. Es en este período de tiempo cuando la atención, la memoria,  la concentración y la capacidad de resolución están en sus niveles más altos.

Mediodía: trabajo creativo.

Según Robert Matchock, profesor asociado de Psicología en la Pennsylvania State university,  el período entre las 12:00-16:00pm es cuando más nos distraemos. Además, a partir de las 14:00pm empieza a aparecer el sueño de después de comer. Es en este momento de fatiga, cuando nuestro cerebro tiende a ser más creativo ya que el cansancio permite a la mente preguntarse por nuevos caminos y buscar nuevas soluciones.

Tarde: esfuerzo físico.

A partir de las 15:00h es el mejor momento para realizar ejercicio físico, ya que la coordinación mente-extremidades está en sus más altos niveles, según el profesor adjunto de ingeniería biomédica en la Universidad de Tejas, Michael Smolensky.

Sin embargo, no todos los relojes biológicos siguen los mismos ritmos, por lo que es aún más difícil coordinar los planes diarios con nuestros ritmos circadianos y sincronizadores naturales. Existen dos tipos de personas según el funcionamiento de sus relojes biológicos:

  • Personas de mañana: se levantan y se van a dormir temprano. Su punto álgido de productividad es por las mañanas.
  • Personas de tarde: se levantan más tarde y les cuesta ponerse en marcha. Son personas cuya productividad está en los niveles más altos por la tarde.

Conclusiones y consejos para adaptar el reloj biológico a nuestras tareas diarias

Prestar atención al reloj biológico (y a sus efectos sobre la energía y la atención de nuestro organismo) puede ayudar a programar nuestras tareas diarias haciéndolas más eficientes. Cuando logramos sincronizar nuestras tareas con los ritmos circadianos que sigue nuestro organismo, ganamos ventaja en la vida diaria. 

Si has encontrado interesante este artículo, no dudes en consultar los siguientes artículos relacionados:

Recibe por email todos nuestros artículos Suscríbete al blog de WorkMeter
 .
rendimiento laboral guia gratuita

Tags: productividad, rendimiento laboral, productividad empresarial

Suscríbete por email