herramientas más eficientes para el control horario

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

Ladrones de Tiempo: ¿Qué son y qué efectos tienen?

Publicado el 26 julio 2013

El día tiene "solo" veinticuatro horas y por eso, saber gestionar adecuadamente nuestro tiempo, tendrá como consecuencia unos niveles óptimos de productividad y eficiencia. Pero en nuestro camino, deberemos saber reconocer a los temidos ladrones de tiempo para enfrentarnos a ellos, porque sólo manteniéndolos a raya nos será posible alcanzar los éxitos que deseamos.

gestiona los ladrones de tiempo con workmeter

ladrones del tiempo: tipos

Se puede afirmar que el tiempo no es el problema, sino que es la autogestión donde se marca el rumbo que tomarán las cosas a lo largo de nuestro día. Podríamos dividir la autogestión de nuestro tiempo en dos categorías:

  • Negativo, cuando al final de la jornada no se han alcanzado los objetivos planteados aunque se tenga la sensación de no haber perdido ni un minuto;
  • O positivos, si se ha aprovechado cada momento para llevar a cabo una tarea o para descansar.

Algunos datos sobre ladrones del tiempo

Los ladrones de tiempo son el principal enemigo de la productividad por muchos motivos:

  • Reducen entre un 50 y un 70% nuestras horas efectivas de trabajo.
  • Afectan a nuestra capacidad de concentración y también a nuestros niveles de atención.
  • Nos provocan retrasos de entre 6 y 9 minutos cada vez que sucumbimos a su tentación, ya que éste es el periodo de tiempo que los expertos psicólogos dicen que el cerebro tarda en llegar de nuevo al máximo rendimiento tras una interrupción.
  • Se interponen en los objetivos que nos planteamos, retrasando la consecución de las metas.

¿Qué son los ladrones del tiempo y cómo evitarlos?  Mejora tu productividad leyendo nuestra guía para saber esquivarlos.

Tipos de ladrones de tiempo

Los ladrones de tiempo no sólo proceden del exterior. Cada individuo es el único responsable de organizar su tiempo y de decidir a qué lo quiere dedicar. Conocer la gestión de nuestro tiempo nos ayudará a optimizarlo en nuestro beneficio y, por ello, es importante incidir en este aspecto.

El primer paso para luchar contra este discreto enemigo es conocerlo bien. Existen dos tipos de ladrones de tiempo: externos e internos.

  • Ladrones de tiempo externos: se definen como el conjunto de circunstancias que exceden la capacidad de control del individuo. Entre ellos se encontrarían:
    • El teléfono.
    • Los servicios de mensajería instantánea.
    • El correo electrónico.
    • Las reuniones de trabajo.
    • Las interrupciones etc.
  • Ladrones de tiempo internos: son las circunstancias inherentes al propio individuo y que se manifiestan en su conducta y modo de gestionar su tiempo y sus tareas. Los más significativos son:
    • Hábitos multitarea.
    • Precaria planificación.
    • Carencia de objetivos.
    • Falta de motivación.
    • Procrastinación.
    • Dificultad para dar una réplica negativa.

Aunque en la práctica también se podría hablar de la existencia de un tercer tipo mixto, que combinaría los dos anteriores y que está presente en el entorno laboral de forma bastante habitual.

Un ejemplo de este híbrido que interrelaciona los ladrones de tiempo internos y externos sería cuando nos enfrentamos a una jornada en la que nos han planificado demasiadas reuniones. Es externo, porque vienen dadas desde la organización, pero también es interno porque en nuestra mano está dar prioridad a las más necesarias y posponer o no acudir a las que no lo sean.

Sean del tipo que sean los ladrones de tiempo, una vez detectados, hay que analizar cuáles son los que más frecuentemente ocupan el nuestro. Ello dependerá del tipo de puesto de trabajo, de nuestro rol dentro de la organización y, también, por supuesto, de nuestras características individuales como persona.

Recibe por email todos nuestros artículos Suscríbete al blog de WorkMeter

ladrones de tiempo guia gratuita

Tags: rendimiento laboral, ladrones del tiempo

Suscríbete por email