Guía 8 pasos para implantar el registro de jornada en tu empresa

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

Rendimiento laboral: influencias de la motivación y el presencialismo

Publicado el 15 mayo 2013

¿Afecta la motivación a nuestro rendimiento laboral? ¿El presentismo nos hace más productivos? Vamos a responder a estas cuestiones en el siguiente artículo. 

Si quieres analizar y mejorar el rendimiento de tus empleados  y recibir métricas sobre los puntos fuertes y débiles de tu empresa,  no dudes en pedir una prueba gratuita de WorkMeter
motivacion y rendimiento laboralUno de los mayores problemas existentes hoy en día tanto en las empresas privadas como en las instituciones públicas es la falta de rendimiento laboral, que perjudica la productividad y las finanzas de la empresa en cuestión.

Cuando hablamos de rendimiento laboral nos referimos a la relación existente entre los medios empleados para obtener algo y el resultado que se consigue. Sería como el beneficio o el provecho.

Pero como en todos los contextos un factor muy importante a tener en cuenta es la motivación como motor para obtener los objetivos y llegar a las metas establecidas.

Rendimiento laboral en la historia

rendimiento laboral guia gratuita

Que la motivación desempeña un papel esencial en el rendimiento de los trabajadores no es algo nuevo, podemos encontrar esta relación entre motivación y rendimiento en diversos autores a lo largo de la historia.

Vroom en 1964 con su teoría de la expectativa y motivación.

Gary Blau (1993) descubrió que los componentes de la motivación contribuían al rendimiento laboral, pero también que la combinación de ambos era muy importante.

Otras investigaciones que merece la pena mencionar son las de Meece, Wigfield y Eccles en  1990 que demostraron la importancia de las expectativas de éxito que puede tener el individuo para explicar el comportamiento y su motivación. Y Richard T. Mowday y Daniel G. Spencer (1981) demostraron que la motivación estaba relacionada con el absentismo con lo cual se puede predecir el rendimiento laboral a partir de los indicadores de motivación.

Y por último muy importante es la aportación de Ruth Kenfer en 1995 que señala que la motivación y el rendimiento presentan una influencia recíproca. Esto es que no sólo la motivación puede afectar al rendimiento, sino que el rendimiento también puede afectar a la motivación. Muchas veces conocer cuál es nuestro rendimiento conseguido puede favorecer la motivación futura.

Hay que motivar a los trabajadores para que quieran y para que puedan realizar convenientemente su cometido, la motivación laboral es parte importante en el éxito de la eficiencia empresarial.

El rendimiento laboral en España

Pero en España todavía prevalece la falsa creencia de cuantas más horas trabajadas más productividad. La productividad depende de la organización eficiente del trabajo y de la capacidad y responsabilidad del trabajador. No es cuestión de más horas, sino de cómo se utilizan dichas horas.

El presentismo laboral lo podemos definir como la presencia de los trabajadores en sus puestos de trabajo más allá de su horario normal y de lo necesario con la única intención de hacer notar su presencia. Este presentismo se ha visto aumentado en un 40% en los últimos años debido a la crisis y al miedo que tiene la gente a perder su empleo sumado al hecho de la falta de personal para llevar a cabo el trabajo.

Según un estudio comparativo elaborado por la escuela de negocios de IESE y Adecco en el año 2006 a partir de los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y sus homólogos europeos, España es el tercer país con la jornada laboral más larga de toda la UE, pero es el que menor rendimiento obtiene por hora trabajada. Según los datos de este informe, en el año 2006, el rendimiento laboral en España solo estaba situado por encima de Polonia y Portugal, y además se añade que la relación que asocia una jornada laboral más extensa a una mayor productividad es negativa, ya que al trabajar más horas se tiende a disminuir el aprovechamiento que se hace de ellas. La conclusión que podemos sacar es que una mejor eficiencia nos puede llevar a reducir la jornada laboral. No tiene tanto que ver con el tiempo sino con el empleo que se hace del mismo. Por eso, más allá de los sistemas de control de horarios de los trabajadores, los empresarios que deseen aumentar la productividad de su empresa deben tener en cuenta el volumen de trabajo hecho que es lo que realmente interesa. En definitiva saber en que perdemos el tiempo.

En otro estudio efectuado por el Insee - Institut national de la statistique et des études économiques realizado en el año 2007, España estaba a la cabeza de horas trabajadas al año en Europa.

Otro estudio hecho por Ranstad viene a confirmar que los trabajadores caen en el presentismo con el objetivo de asegurar su puesto de trabajo y no para producir más. El 45% manifestaron que notan que sus compañeros permanecen más horas en su puesto de trabajo por miedo a perder su empleo. Este planteamiento va asociado a un antiguo supuesto que dice “si no estás en tu puesto de trabajo, no estás trabajando”. Durante mucho tiempo la productividad de un trabajador se medía por las veces que dicho trabajador se levantaba de la mesa o levantaba la mirada de su trabajo en la mesa.

La conclusión que sacamos es que la idea de presentismo laboral va asociada a un modelo de producción que ha quedado obsoleto hoy en día. Aunque todavía estamos muy lejos de readaptarnos a una nueva idea, los empresarios ya buscan a personal que sea capaz de generar más beneficios para las empresas y no a alguien que simplemente esté en su puesto de trabajo más horas. La realidad nos ha demostrado que el hecho de estar en tu espacio de trabajo no se traduce en una mayor productividad, ya que los trabajadores no buscan mejorar su rendimiento sino asegurar su puesto.

Recibe por email todos nuestros artículos Suscríbete al blog de WorkMeter

Prueba Workmeter gratis durante 15 días

Tags: mejora de productividad, rendimiento laboral

Suscríbete por email