Ebook Teletrabajo: ¿Cómo medir el desempeño?

El blog de WorkMeter Consejos para hacer crecer tu negocio

Lo que necesitas saber sobre la mejora continua de procesos

Publicado el 14 noviembre 2012

describe the imageVamos a empezar recordando que la mejora continua de procesos es un complemento de la gestión de procesos, orientado al incremento de la productividad y la mejora continua de la calidad de productos y servicios. Siempre ayudándonos de los resultados del business intelligence de nuestra empresa, podemos conocer cómo funcionamos, y planificar que partes del negocio debemos cambiar para mejorar.

El objetivo es poder generar un mejor producto o servicio de cara al consumidor, de modo que o vendamos más a un precio más adecuado al mercado o podamos incrementar el precio y se siga vendiendo en igual medida.  ¿Y cómo se puede mejorar ese producto o servicio? Hay muchos factores en juego.

Por ejemplo, cuando estamos creando un producto nuevo, se deben mejorar los sistemas de sondeo de mercado. Podemos encuestar a nuestros clientes habituales para conocer qué mejorarían del producto, pero también, y eso se hace en menor medida, consultar a los que no son nuestros clientes, para saber que debería tener nuestro producto para que fuera suficientemente atractivo para ellos. Sería un buen inicio para nuestra mejora continua de procesos.

mejora productividad v1

Seguimos con el producto o servicio, y ahora con la información, hay que crearlo. En el caso de que fuese un objeto, o un diseño, la mejora continua de procesos podría conllevar cambiar el sistema de trabajo, con mejores programas de diseño, que nos permitan ser más ágiles a la hora de visualizar el objeto e incluso crear prototipos más fiables y a la vez económicos. Mejorar este proceso, es disminuir su tiempo, y reducir coste de la pieza final, sin duda, algo que repercutirá en el precio del producto final. Toda mejora del proceso desde la primera idea hasta los planos definitivos para fabricación, son parte de la mejora continua de procesos.

La pieza ya está lista para su fabricación. Si lo hemos hecho bien, habremos consultado con el personal de fábrica durante el desarrollo del proyecto, para conocer los sistemas constructivos de que disponemos. Un mal diseño de fabricación, por muy bueno que sea en función, puede encarecer el producto, en tiempo y en coste, de un modo insospechado. No es lo mismo soldar, que atornillar o que encolar, ¿y quien mejor que quienes fabrican cada día para ayudar a decidir cuál es la mejor opción en cada caso? Esta consulta permitirá mejorar el sistema de producción para hacerlo más dinámico y rentable. Además, debemos de pensar que maquinaria tenemos, y con cual hay menos merma, o con cual suele haber menos piezas defectuosas fabricadas, pues todo ese material acaba encareciendo el producto final.

Y finalmente, si hemos diseñado bien el producto, pensando en el tamaño y el embalaje, también estaremos mejorando la manera de distribuirlo a los clientes. Un paquete bien embalado, y con ciertas medidas, con posibilidad de ser apilado, etc., puede ahorrar mucho espacio en un transporte, algo que también repercute en precio, y que aún puede ayudar a su venta, pues el cliente final puede decidir no comprar debido al tamaño del producto y su dificultad de cargar con él.

Incluido en todos estos procesos, no podemos olvidar uno que está presente en todos. La formación. Es necesaria que haya formación, aunque sea de reciclaje, para que cada operario, trabajador, empleado, puede conocer todas las novedades de su sector, y pueda mejorar su manera de trabajar y ser más eficiente.

indicadores productividad empresarial

Si hemos entendido este ejemplo de mejora continua de procesos aplicada a un producto industrial, podemos ver que se puede aplicar al resto de productos y servicios que una empresa ofrece. En el caso de una agencia de viajes, el producto son los viajes, y la agencia diseña el viaje con sus estancias, hoteles, transportes, comidas, actividades, etc. Además, tener en cuenta las oficinas desde donde se vende, el catálogo con las fotos que se ofrecen para convencer al cliente, etc.

Aplicado a un pequeño negocio, por ejemplo, una peluquería, tendríamos el local como reclamo a los clientes, la formación continua aún sería más importante para conocer nuevas tendencias y modas, y a partir de ahí, mejorar la maquinaria, utensilios, y productos que utilizamos para trabajar.

En resumen, la mejora continua de procesos trata de mejorar las diferentes fases o procesos que tienen lugar en la producción de nuestro producto o servicio, interviniendo desde el principio hasta que llega al cliente. Desde la imagen que trasmitimos, pasando por el proceso interno, hasta como tratamos con nuestros proveedores, son susceptibles de mejora diaria mediante mejoras de tecnología, formación, conectividad, y procesos. Ir aplicando esas mejoras paulatinamente, harán que nuestro producto o servicio se mantenga en buenos niveles de calidad y competitividad.

Click me

Prueba WorkMeter gratis

Tags: mejora de productividad

Suscríbete por email